in

Conocé a Gino Tubaro, el joven genio que le mejora la vida a mucha gente

Gino Tubaro tiene 22 años y es inventor: fundó Atomic Lab donde realiza varios proyectos: “el principal es la plataforma Limbs donde llevamos entregadas más de 630 prótesis de manos y brazos de forma gratuita. Paralelamente estamos trabajando en una exo-mano, una cámara para ciegos, entre otros”.

Cómo empezó todo

La carrera de Gino empezó cuando él era muy chico “rompiendo cosas”: “Había veces que desarmaba los electrodomésticos de mi casa y armaba otras cosas. Una vez desarmé un parlante y lo pegué con cinta a una caja de cartón. De ahí había inventado una ‘aspiradora’ pero solamente era de metal”.
Los estímulos que recibió de chico fuero muy importantes, su mamá lo llevaba de Pompeya a Colegiales a un taller de inventiva. “Nada de la NASA, sino que todos teníamos las mismas posibilidades, al principio nos daban un problema y la idea luego era crear algún invento con materiales de librería, si algún padre traía algún electrodoméstico roto o lavaropa que encontraban en la calle resultaba un festín para todos”.

¿El niño genio?

Nunca le fue mal en la escuela y en la primaria le decían “bochito”, aunque eso no le molestaba. ¿Un niño genio? “Soy más un curioso e insistente”, cuenta Gino. “Creo que hacemos mal en encasillar a todos en una definición porque evita que la persona se desarrolle. Un chico que ‘por ser chico’ no pueda bailar y que una chica ‘por ser chica’ no pueda jugar a los autitos”.

Como todo chico curioso, Gino siempre buscó qué hacer: “Hice varios años de deporte e incluso estuve federado. Paralelamente estudiaba e inventaba, todo como un hobbie, hasta que tuve que decidir y decidí con un premio que me dieron a los 13, de la OMPI (Parte de la ONU). Después de eso, me enfoqué 100% en crear cosas”.

Un bicho raro en la pecera

A veces ser un niño con intereses distintos resalta del resto del grupo y para Gino no fue la excepción: “Aunque siempre me llevé ‘bien’ con mis compañeros, no les prestaba atención y una que otra vez esa indiferencia llamaba la atención y me hacían bullying, pero nada de otro mundo. Sufrí bullying como todo bicho raro en la pecera”.

A Gino le gustaba ir a la escuela, pero considera que nunca fue el mejor lugar para poder soltarse. “Varias veces los profesores me decían que estudie en vez de ‘distraerme’ con los inventos”.

A veces le pasa que, igual que Sheldon de The Big Bang Theory, se encuentra corrigiendo a sus profesores o familiares: “Entiendo cuando alguien se equivoca, pero del error se aprende y cuando sé que algo está mal, dejo que se equivoquen y juntos aprendemos. Es peor que te digan ‘te lo dije’ y quedar egocéntrico”.

No depender de los demás y seguir intentando

Hay muchos chicos y chicas curiosos como Gino, con ganas de aprender y crear cosas, pero anulan esa parte de ellos que los hace tan interesantes por miedo a lo que digan los demás.

Gino recomienda a cualquiera que tenga esas ganas “no depender o encerrarse en lo que otros opinen sobre uno, si alguien te dice que no podés hacerlo, solo es cuestión de intentarlo una y otra vez hasta que salga. Y si no tenemos los recursos, siempre sirve buscar en Internet, no quedarse con la última palabra de un profesor”.

Si querés conocer más sobre lo que hace Gino entrá acá y si te gustan las historias de niños que salen del molde por su inteligencia, no te pierdas Young Sheldon, la historia de cómo el pequeño Sheldon Cooper llegó a convertirse en el Sheldon que todos conocemos hoy. Mirala los domingos a las 21hs por Warner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

¿Qué te parece?

Saca fotos de gatos que bien podrían ser ninjas

Los 33 mejores secretos de Octubre