in ,

Los países de Latinoamérica que generan más basura electrónica

Cada día aparecen nuevos y modernos dispositivos que llegan a facilitar algún aspecto de nuestra vida. Por supuesto, su incorporación y lanzamiento al mercado reemplaza otro producto o lo convierte en obsoleto. El artículo más antiguo se convierte en basura electrónica, lo cual resulta perjudicial para el medioambiente.

La ONU ha reconocido a la chatarra eléctrica como una de las consecuencias y desventajas del mundo digital y de la sociedad de la información. En su último informe sobre Basura Electrónica de 2017 (Monitor Global E-waste 2017 en inglés), el organismo mundial sostiene que los frigoríficos, teléfonos, computadoras, televisores y demás dispositivos que descartamos o desechamos tienen sustancias altamente peligrosas para el planeta y la salud.

//336x280 --> Desktop and Mobile

Según un estudio realizado por la Universidad de las Naciones Unidas, en colaboración con la Unión Internacional de Comunicaciones y la Asociación Internacional de Residuos Sólidos, los desperdicios han aumentado con el pasar de los últimos años. En total, la basura electrónica que se generó en el planeta en 2016 fue de 44,7 millones de toneladas métricas, lo que equivale a 4.500 torres Eiffel de basura.

Los desechos electrónicos crecieron en un 8 % en apenas dos años y únicamente se recicló el 20 % del total de basura generada. Pese a estas cifras, la ONU ha destacado que son cada vez más países los que se adaptan a la legislación y promueven políticas para reciclar mayor cantidad de aparatos electrónicos.

En cuanto a América Latina, el estudio sostiene que la región tiene una gran tarea pendiente, pues es una de las que más basura electrónica genera y tiene uno de los peores índices de recolección y reciclaje. En 2016, la región produjo  4,2 toneladas métricas con una media de 7,1 kilos de chatarra generada por habitante.

Entre los países latinoamericanos con mayor desperdicio electrónico figura Brasil (1,5 toneladas métricas), México con 1 tonelada métrica y Argentina con 0,4 toneladas métricas.

En tanto, Uruguay se sitúa como el más contaminante por habitante con 10,8 kilos por habitante, seguido por Costa Rica con 9,7 y Chile con 8,7 kilogramos.

Para aumentar la cultura de reciclaje, son necesarias las campañas de puntos limpios o green shops, las cuales se encargan de dar el tratamiento adecuado a estos artículos. No obstante, la contaminación no está limitada a los aparatos electrónicos, pues solo representan una parte de los grandes desechos que contaminan el planeta.

Además de las políticas gubernamentales, se requiere mayor conciencia del consumidor. Las personas pueden reducir su huella de carbono a través del uso de focos LED capaces de emitir luz versátil y ecoamigable, limitar el uso de la calefacción, ducharse no más de 5 minutos, entre otras acciones útiles. Igualmente, compartir la información útil de cómo reducir la contaminación es vital para extender esta práctica entre las personas de nuestro entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

¿Qué te parece?

Tecnología para mantener un rostro radiante